Sunday, June 22, 2008

El insoportable Futból


Desde muy chico, quizás antes de los cinco años estaba el futból.
Veía a la gente mayor interesada es algo que ocurría cada cierto tiempo pero no comprendía bien la dimensión de lo que hablaban. Siendo mi padre aficionado, trató de inculcarme su interés futbolístico, primero con alguna pelota que terminó siendo devorada por un perro llamado Titán y de ahí con algunos juguetes que representaban a las mascotas de los equipos. En 1982 ya estaba lo suficientemente grande para darme cuenta de lo que pasaba, El Salvador iría a jugar a un mundial de futbol, España 82, yo apenas recordaba el mundial anterior, creo que mi padre o mi tio Nelson me explicaban que "los buenos" eran un equipo de franjas celestes, con el tiempo supe que se trataba de un país, uno que llamaban Argentina, y que en el jugaba el mejor jugador de todos los tiempos, Diego Armando Maradona, después por supuesto de Pelé.
El mundial llegó y en El Salvador se desató una fiebre incontrolable, como era chico y sin mayor entrenamiento en las artes de la vida, me dejé llevar por la corriente, por ahi me compraron un album con tarjetas coleccionables del mundial, triste era que de todos los personajes que aparecian en las benditas tarjetas los que menos se conseguían eran los de su propia selección, entre ellos, Jorge Gonzalez, el mejor jugador de todos los tiempos, después de Maradona y de Pelé, por supuesto.
Así que me conformé con la tarjeta de "El Pajarito" Huezo, digamos el segundo mejor jugador de la seleccion después del tercer mejor jugador de todos los tiempos, a esas alturas lo que más interesaba era el primer juego, el cual se disputaría entre El Salvador y Hungría y justo ese día 15 de junio de 1982 me enfermé, así que logré ver el partido desde mi casa, en mi cama, en un pequeño televisor de blanco y negro. El partido comenzó como todos pero terminó como ningún otro, una gane de Hungría con 10 goles, contra El Salvador con 1, representó -y creo que sigue así- la mayor goleada que se ha dado en un mundial (Aquí la película para que les de pena).
No recuerdo bien la reacción nacional en los días posteriores al partido, pero en los siguientes años logré ver una especie de revanchismo sadomasoquista con el desastre de Hungría, hasta ahi estaría bien, sino fuera por que el futból ha sido un tema desastrosamente recurrente en mi vida y no por una elección sino por la imposición al que me he visto sometido por treinta y ficha de años que tengo de vida, es una violencia que tiene sistema hacia todo aquel que no le interesa mínimamente ese deporte.
Siguiendo con el origen del odio hacia "el deporte rey", continuó con mis años mozos en el colegio, donde mi hastío hacia el futbol creció desproporcionadamente, digamos que gracias a los sesudos profesores de deporte que obligaban e imponían pequeños juegos durante las horas de Educación Física. Para alguien que no le interesaba patear una bola contra algo (portería, jugador o cualquier otro rumbo) el asunto puede descarriar a una mala experiencia, así que junto con otros subversivos a los cuales el futbol era un problema, lograba escaparme de los torneos e ir a pajarear por ahi.
Luego estaba mi padre que me llevaba al estadio a ver algun partido de su pobre equipo, en realidad nunca entendí por que cuando un tipejo melenudo lograba meter la bola en el portería mí padre saltaba con una emoción dificil de entender; tengo que admitirlo, los primeros partidos me asustaba como la muchedumbre -y principalmente mi padre- podía levantarse gritando gooooooooooooooooooooooooooooool como si de pronto se transformara en un loco. Acepto haber gritado más de una vez "Goooool" junto a él, solo para seguirle la corriente, en realidad, todo era un gran teatro el que yo hacía, es como reirse sin querér reír, me pasaba el partido observando como los pájaros hacían sus nidos en la sombra del estadio, en realidad es bastante interesante el comportamiento animal en esos lugares, su adaptación a la vida moderna es sorprendente.
Quizás finalmente mi padre aceptó que el futbol para mí era un hastío, o se ahorró sus buenos billetes en las entradas y dejó de llevarme, por fortuna para mí, y dejé pasar ese capítulo de mi vida, de no ser, por supesto, por la sociedad y el comercio que no me dejan y tratan indiscriminadamente que entre a la onda del futbol.
Actualmente existe una enfermiza polaridad en la sociedad salvadoreña en relación al futbol internacional, aqui hay gente que apoya al Real Madrid y el Barcelona con mayor pasión que los mismos madrileños y barcelonceses. Creo que todo esto apareció a mediados de los 90´s, es una droga relativamente reciente, ahora el salvadoreño se define a si mismo en esas dos categorías: Real o Braça" para alguien como yo, que se abstiene de semejante tontería, la no afiliación se vuelve ilógica y hasta aberrante para mucha gente. Cada cierto tiempo juegan estos dos equipos y todos parecen hablar de lo mismo, como si el mundo acabara posterior al juego, ¿Acaso no pueden ver lo antihistórico de todo esto?, la oportunidad vuelve a repetirse meses después es un tio vivo sin fín, pero parece que se disputaran las fuerzas más poderosas del universo de una vez por todas.
Para mí, el futbol representa lo más absurdo de la vida, un entretenimiento de masas manipulado por corporaciones o gobiernos fallidos que buscan el olvido de la gente, una actividad que ha servido por los estados para construir identidades nacionales, por ahi un amigo hizo un trabajo sobre la historia del futbol, que ha servido para construir identidades nacionales (pueden verlo aqui), el uso de colores y de simbolos debe de ser importante, muy antropológico, pero estoy tan hastíado que esperaría que otros se interesaran en el tema.
De cualquier forma desde hace mucho que han dejado de jugar países, son marcas las que juegan, si se puede llamar juego, aun recuerdo por ahi alguien que dijo que lo importante es competir y no ganar y que el deporte es salud, la realidad es otra, lo importante es ganar o se van los contratistas (Ronaldinho estrella de Brazil y del Barcelona apareció más tiempo en los anuncios publicitarios en TV que en el tiempo que pasó al aire jugando futbol) y se pierde dinero, todo es un juego pero de dinero y de olvido.
¿Que el galón de gasolina esta a 5 dolares?, que va! mañana juega el Real Madrid!

Les recomiendo este link: Odio a la eurocopa

PD: Ahora juega Panamá-El Salvador, en direccion a la eliminatoria del siguiente mundial, ahi esta la gente gritando, la escucho desde mi casa, la portada del periódico dice "un día para ser grandes", más tarde hablarán del partido con una filosofia tan absurda tratando de explicar el por que fulano o sutano no metió el gol necesiario.

4 comments:

Elena said...

Por Dios, Jorge, en 1982 nací yo!!!

el antropologo inocente said...

Y que? no se habia dado cuenta que soy mayor que usted?!!!

Chamba said...

Bueno, pero al final no dejaste claro si sos del Madrid o el Barça. (Broma) :)

Yo pienso que no es el deporte en sí el problema, sino todos esos elementos externos o circunstanciales que lo han desenfocado:
-Fanatismo
-Propaganda
-Intereses comerciales
-etc.

Pienso que un deporte que se practica de buena gana te ayuda en muchos sentidos, y a veces la competencia es buena para desarrollar carácter (y esto no sólo aplica al deporte), pero cuando se convierte en algo fanático o lleva otros intereses es que pierde el sentido saludable y entretenido que cualquier deporte debería de tener.

Hasta luego Lucas...

Raul said...

Fulano, mengano, zutano y perencejo discutieron donde celebrar el triunfo de nuestros 11 subalimentados... Jajaja. Perdon por el comentario pseudosarcastico, y por la falta o desden por los acentos... Saludos.