Thursday, December 8, 2011

"Día de la infamia", Discurso de Roosevelt

Hoy hace 70 años, el presidente de los Estados Unidos Franklin Roosevelt declaraba la guerra a Japón, he aquí el vídeo y la traducción de ese histórico momento.


Miembros del Senado, de la Casa de Representantes:



Ayer, 7 de Diciembre de 1941, una fecha que pervivirá en la infamia, los Estados Unidos de América fueron sorpresiva y deliberadamente atacados por fuerzas navales y aéreas del Japón.
Los Estados Unidos estaban en paz con esa nación y, a solicitud de Japón, estaba aún en conversaciones con su Gobierno y su Emperador, buscando el mantenimiento de la paz en el Pacífico.

Efectivamente, una hora después que escuadrones aéreos japoneses comenzaran a bombardear Oahu, el Embajador Japonés ante los Estados Unidos y su colega, entregaron al Secretario de Estado una respuesta formal al reciente mensaje estadounidense. Mientras esta respuesta estipulaba que parecía inútil continuar las existentes negociaciones diplomáticas, no contenía amenazas o posibilidad de un golpe de guerra o de ataque armado.

Quedará registrado que la distancia de Hawai al Japón hace obvio que el ataque fue deliberadamente planeado muchos días o incluso semanas atrás. Durante la ocurrencia del ataque, el Gobierno Japonés deliberadamente tuvo la posibilidad de engañar a los Estados Unidos con falsos planteamientos y expresiones de esperanza para la continuación de la paz.

El ataque de ayer a las Islas Hawai ha causado serio daño a las fuerzas militares y navales estadounidenses. Se han perdido muchísimas vidas estadounidenses. Adicionalmente, se ha reportado buques estadounidenses torpedeados en alta mar, entre San Francisco y Honolulu.

Ayer, el Gobierno Japonés también lanzó un ataque contra Malaya. 
Anoche, fuerzas japonesas atacaron Hong Kong. 
Anoche, fuerzas japonesas atacaron Guam. 
Anoche, fuerzas japonesas atacaron las Islas Filipinas. 
Anoche, fuerzas japonesas atacaron las Islas Midway.

Por tanto, Japón ha iniciado una extensa y sorpresiva ofensiva extendiéndose a toda el área del Pacífico. Los hechos de ayer hablan por sí mismos. El pueblo de los Estados Unidos, ya se ha formado su opinión y comprende bien las implicaciones para la propia vida y seguridad de la nación.

Como Comandante en Jefe del Ejército y de la Marina he ordenado que sean tomadas todas las medidas para nuestra defensa. 
Siempre recordaremos el carácter de la embestida contra nosotros. No importa cuánto nos pueda tomar el superar esta premeditada invasión, el pueblo estadounidense en su virtuoso poder, vencerá y logrará la absoluta victoria. 
Creo interpretar el deseo del Congreso y del pueblo, cuando aseguro que no sólo nos defenderemos hasta lo imposible, sino que nos aseguraremos que esta forma de traición nunca más nos amenace nuevamente.

Las hostilidades existen. No hay parpadeo al hecho que nuestro pueblo, nuestro territorio y nuestros intereses están en grave peligro. Con confianza en nuestras fuerzas armadas - con la irrestricta determinación de nuestro pueblo - nosotras lograremos el inevitable triunfo por Dios ayúdanos.

Le pido al Congreso declarar, que debido al cobarde ataque no provocado efectuado por Japón el Domingo 7 de Diciembre, existe un estado de guerra entre los Estados Unidos y el Imperio de Japón.

Franklin D. Roosevelt
8 de Diciembre de 1941

Wednesday, December 7, 2011

Hoy hace 70 años Japón atacó a Pearl Harbor


Hoy se cumplen 70 años del ataque que el Imperio de Japón realizó contra los Estados Unidos en Pearl Harbor. Incidente que catapultó a los estadounidenses a entrar al conflicto mundial que ya había comenzado en Europa desde septiembre de 1939.
Pearl Harbor abrió el frente de combate del pacífico, Alemania por ser aliada de Japón le declaró la guerra a los Estados Unidos a penas el 11 de diciembre, de esa forma  los estadounidenses se incorporaron al teatro de batalla europeo.
El mundo estuvo en guerra total.

Saturday, December 3, 2011

Impuestos



A nadie le gusta pagar impuestos.
En el mejor de los casos, la clase política despilfarra el dinero recolectado, en el peor, simplemente se lo roban. 
Sin embargo, a pesar de la corrupción y del despilfarro, es necesario pagar impuestos, con ellos se paga el sueldo de miles de trabajadores de la burocracia (de donde hay mucha tela que cortar) y el resto, el mínimo, termina realmente abonando a la construcción de hospitales, de escuelas y del mantenimiento de la red vial. 
En El Salvador nos sorprendimos con la noticia que el Ejecutivo consideró reformar la ley de impuestos, entre las reformas sobresale un aumento en el impuesto de todo aquel que gane más de $2,500 por mes y no cobrar a todo aquel que tenga un sueldo menor de $500 y tantos mensuales. Tiene sentido, el que gana más paga más (estoy de acuerdo), y el que gana menos.... pues no paga, ahí está la trampa.
Es necesario que todos paguemos impuestos, el trabajador que gane el sueldo mínimo pues que se le cargue un impuesto simbólico; aunque sea 1 dólar. Es necesario que la gente sienta que mantener el Estado tiene un costo, que las cosas en realidad no son regaladas y que hay que pagarlas, que el presidente, los diputados y los señores ministros con sus “exitosos” programas de desarrollo ganan un sueldo en función al aporte de la ciudadanía. 
Sí, tenemos el Impuesto de Valor Agregado que le adiciona un costo del 13% al valor de una mercancía, impuesto que todos pagamos, incluso los del oscuro y poco regulado “sector informal” pero el IVA tiende a invisibilizarse pues ya se incluye en el precio del producto. El impuesto sobre la renta, se calcula en función al sueldo que recibimos por año, es más visible, vemos cuanto dinero hemos pagado al gobierno en un año y pensamos en todo lo que podríamos haber comprado con ese dinero que se fue al bolso del Ministerio de Hacienda.  Es una cuestión de percepción, por ello cuando nos enteramos de un caso de corrupción o despilfarro, nos duele aun más, pedimos la cabeza del corrupto y exigimos transparencia.
Como el contenido de la reforma fiscal es en realidad media treta política (por estar en un año preelectoral y dejar a “cero” los impuestos a todos los que ganan debajo de $500)  no hay más que decir.
Pero un día, dentro de pocos años, alguien tendrá que tasar a todos los que ahora gozarán de una subvención, ese pobre, heredará tempestades.

Sunday, November 6, 2011

Bicentenario



(Dejaremos la guerra civil de Estados Unidos por un momento)

Hoy hace doscientos años, San Salvador intentó separarse de España, levantamiento que no fructificó, las autoridades de la corona apoyadas por otras ciudades -que no acompañaron la intentona- terminaron sometiendo a los rebeldes. 
Desde 1811 a 2011 ha llovido mucho, en la actualidad los historiadores se han encontrado con una buena cantidad de mitos sobre nuestra independencia, mitos que fueron creados en su mayoría hace cien años, cuando celebrábamos el centenario y que hoy, durante el bicentenario, han tenido que desmontarlos. (¿Qué mitos estaremos construyendo para el tricentenario?)
Una de las imágenes mentales que más han hecho mella en la colectividad salvadoreña es imaginarse al doctor José Matías Delgado tocando las campanas de la iglesia la Merced, gritando “libertad” y arengando al pueblo contra los españoles. Se dice que es un copy-paste del mexicano Grito de Dolores
¿Qué le vamos a hacer? la sola idea es genial, muy ilustrativa, casi que de película, pero lamentablemente nunca ocurrió en San Salvador de 1811, las campanas de la iglesia La Merced sí repicaron, pero tal como ocurría en todas las madrugadas, y no salió el cura por el campanario insultando a los “chapetones” (españoles). Es difícil batallar contra esa figura, generaciones de hombres y mujeres han sido educados con esa imagen, yo mismo, cuando niño, en una dramatización de la independencia me tocó personificar al padre Delgado, subir a un campanario de durapax y papeles de colores, tocar una campana de mentiras y gritar “libertad”.

Para muchos salvadoreños celebrar el bicentenario les parece absurdo, casi siempre la queja es que la independencia es una celebración vacía, que nunca hemos sido independientes, aunque así como va el mundo, no creo que un país sea completamente soberano.  Otros no saben a ciencia cierta que realmente se celebra, y la mayoría –supongo- se dejan llevar por el espectáculo televisivo y por los militares, que por trillonésima vez, salen a marchar por las calles.

El bicentenario es una fecha interesante, aunque el objetivo fundamental de los rebeldes era la independencia de España (y liberarse de los comerciantes guatemaltecos que los ahogaban con los precios de los productos), fue de algún modo el germen desde donde comenzó a diseñarse una república con atisbos liberales. 
Las chispas intelectuales que se produjeron en la ilustración europea vinieron a caer por aquí, ideas que entonces eran revolucionarias y que generaban debate, sorpresa y escándalo, le dieron sustrato a los derechos ciudadanos de una república que terminó naciendo por accidente. 
La libertad de culto, de opinión, la disolución de la monarquía, la igualdad de hombres y mujeres, la libertad de los esclavos, la división Estado-Iglesia, el matrimonio civil y el divorcio, entre otros, fueron combatidos (y siguen siendo) por la iglesia y los conservadores. 
Hemos fracasado en muchas cosas y con seguridad seguiremos fracasando, la independencia y la república liberal no es una licencia automática para que todo caiga del cielo. Lo que hizo fue darle derechos a los  ciudadanos, derechos que muchas veces en nuestra historia han sido violentados por el mismo Estado, pero derechos al fin, utopías, paradigmas liberales, que con el tiempo terminaron siendo obviedades que ni las  pensamos, que nos permiten decirle a una iglesia no nos interesa su credo sin el peligro que nos quemen en una hoguera, o cosas tan simples  como obtener una partida de nacimiento, obviando intereses eclesiásticos. 
Dos siglos después venimos a parar casi por accidente en una república, que transitamos unos meses siendo mexicanos (a la fuerza), luego provincias federales, para luego inventar un país con problemas y remiendos. La verdad es que el bicentenario nos dice que vamos montados en el caballo de la historia, que va corriendo a toda velocidad; y el tiempo, como el viento, nos golpea la cara marchitándonos año con año. No nos queda otra que agárranos bien de la montura, para que en una de esas carreras, no nos caigamos.

Tuesday, October 18, 2011

Liberalismo, Constitución, Esclavos y Guerra


La  guerra civil de los Estados Unidos ocurrió entre los años 1861 y 1865, dejó más de 600,000 soldados muertos (de ambos bandos), cientos de miles de heridos y una infraestructura completamente destruida. Se desarrollaron armas para mejora la eficiencia de matar,  por primera se utilizaron submarinos, barcos acorazados y ametralladoras  (aunque no se utilizó porque los militares de entonces la consideraron un arma demasiado mortífera para usarla, ¡eran otros tiempos!). La guerra de secesión (también se le conoce de por ese nombre) fue protagonizada por los Estados del Norte, los cuales son llamados la Unión y los Estados del Sur, conocidos como los Confederados. 

Los motivos reales de la guerra datan del siglo XVIII, una época conocida como el Siglo de las Luces o la Ilustración, fue cuando las ideas liberales comenzaron a fraguarse, sin dichas ideas sería impensable la existencia de las repúblicas liberales y jamás hubieras surgido figuras como Napoleón, Carlos Marx o Adam Smith. Obviedades que hoy en día damos por sentado en esas épocas fueron revolucionarias, si usted cree que cuando muera debe de ser sepultado en un cementerio, considera la esclavitud como una inmoralidad, acepta respetar los diferentes credos, acepta el matrimonio civil y cree que usted tiene derecho a optar a un cargo público sin pertenecer a la nobleza, pues entonces usted, en el siglo XIX sería un liberal.
Se considera a John Locke y su publicación “Ensayo sobre el entendimiento humano” (1690) el fundador de liberalismo, ese fue el germen que fecundó la Constitución de los Estados Unidos (1787), ley fundamental que definió la vida de la nación norteamericana, considerada –desde el aspecto político- una de las obras maestras de la humanidad. 
A pesar de ello, la misma constitución tenía ciertos problemas y la guerra se fraguó al calor de dichas arbitrariedades, nunca hubo acuerdos en relación a los derechos que tenía cada Estado con el Gobierno Federal. También se discutía el tema de la esclavitud, había un choque de opiniones en relación con el tema económico entre el Norte y el Sur, el Sur se quejaba que el Norte era prepotente y los políticos sureños  sentían que perdían el control cuando tenían sobre ellos un gobierno federal todopoderoso. 
Anular la unión fue un tema recurrente desde la independencia hasta los 1860’s, así también el problema de la esclavitud, que cada año parecía hacerse más complejo, la suma de todos los desacuerdos entre las partes lo personificó Abraham Lincoln, quien tenía en su agenda política la liberación de los esclavos, a pesar que una vez que tomó posesión dejó muy en claro que lo importante era la unión de los Estados, más allá de la liberación de los esclavos, fue muy claro en su discurso de la toma de posesión “No tengo intención de intervenir directa o indirectamente en el asunto de la esclavitud en los estados donde existe, pues no creo que tenga derecho para hacerlo, ni me inclino tampoco a ello”.
Lincoln ni siquiera había tomado el cargo cuando siete Estados del Sur ya habían declarado en rebeldía, y cuando tomó posesión, otros cuatro se declararon desobedientes. Rota la unión los rebeldes fundaron los Estados Confederados de América, con un gobierno espurio elaboraron una constitución acorde a sus intereses. 
Las cartas estaban sobre la mesa, el Fuerte Sumter en Carolina del Sur fue sitiado por fuerzas sureñas exigiendo la retirada del ejército de los Estados Unidos, al negarse estos últimos, comenzó el cañoneo hacia las instalaciones. 
Eran las 4:30 del 12 de abril de 1861, iniciaba la guerra civil.

Monday, October 17, 2011

Guerra Civil de Estados Unidos


Desde siempre me han interesado las historias de las guerras, cuando niño, durante la escuela,  invertía los recreos entre clase y clase para ir a la biblioteca y hojear algunos libros con imágenes de la 2ª guerra mundial, me embebía en las historias de Rommel, Churchill, Mac Arthur, de la batalla de Stalingrado y del bombardeo atómico a Japón. Entonces me parecía que la 2ª Guerra Mundial era un evento que había ocurrido hacía siglos, las fotos en blanco y negro se me hacían tan antiguas que contrastaban con mi mundo de television a color.

Me fui dando cuenta que muchos conflictos tenían una explicación que conectan directamente con la 2ª guerra; por ejemplo, el muro de Berlín, el hecho que Alemania oriental tuviera a su gente recluida detrás de una muralla, solo se comprende si uno sabe que los rusos invadieron Berlín en 1945 y que desde ese momento comenzaron a medir fuerzas contra occidente.

Obvio decir que la 2da guerra mundial no ocurrió por generación espontanea, hubo causas filosóficas y políticas que abonaron el terreno, pero sobre todo, hubo un aspecto histórico que fundamentó el conflicto, este fue: la 1ª Guerra Mundial.

Por mucho tiempo consideré que la 1ª guerra mundial había sido la primera guerra moderna, viví con esa ingenuidad por varios años, hasta que un día, en un stand de Barnes & Noble me encontré con un texto de la guerra civil de los Estados Unidos.  En se momento quedé prendido con el tema, inmediatamente compré el libro (“The Civil War” por Harry Hannsen) que me clarificó el conflicto en un nivel que nunca imaginé, me enteré de las batallas más famosas, de las  tácticas de guerra, de los armamentos y sobre todo de los protagonistas, de esos miles de soldados del norte y del sur que terminaron liándose a tiros y asesinando con bayoneta a sus propios amigos, familiares o conocidos. 
Pero sobre todo, me fascinó como la historia estadounidense había juzgado y añejado al puñado de generales que comandaron los ejércitos, los hicieron legendarios, honorables y piadosos; yo diría, casi divinos.
Mañana hablamos más de la guerra civil. 

(Por cierto: La lluvia continúa, ya llevamos 6 días de llover sin parar, hay inundaciones, desaparecidos y muertos)

Friday, October 14, 2011

Lluvias



He olvidado el cielo azul, hace tantos días que llueve si detenerse que los cielos despejados se me hacen cosa de otra vida.
Y como siempre, veo por televisión las tradicionales inundaciones y crecidas de ríos. El agua anega todo y la correntada se lleva casas, animales y personas, destruye cultivos y arranca de cuajo a las bordas y los muros.  No tardan en  aparecen los refugiados que año con año pierden todo, se me hace que son los mismos del año pasado, del antepasado, y del año antes del antepasado, quizás desde siempre esta gente viene sufriendo los  embates atmosféricos, es como un Déjà vu. Los niños temblando de frio y las señoras empapadas de agua escapan sobre canoas, hombres que sin esperanza ni futuro observan desde las ramas de los árboles sus parcelas completamente ahogadas. 
En pocos días vienen los vientos, las nubes se irán al sur, a mojar otros campos y anegar a otras gentes, por ahora, solo García Márquez y su obra “Cien años de soledad” pueden describir el momento:

"Llovió cuatro años, once meses y dos días. Hubo épocas de llovizna en que todo el mundo se puso sus ropas de pontifical y se compuso una cara de convaleciente para celebrar la escampada, pero pronto se acostumbraron a interpretar las pausas como anuncios de recrudecimiento. Se desempedraba el cielo en unas tempestades de estropicio, y el norte mandaba unos huracanes que desportillaron techos y derribaron paredes, y desenterraron de raíz las últimas cepas de las plantaciones". 

Sunday, September 11, 2011

WTC, 11 de Septiembre


Es 1998, me acerco a una ventana y veo todo Manhattan a mis pies, estoy en el piso 108, en la sala de observación de la Torre Sur del Word Trade Center, el lugar ha sido acondicionado para recibir a miles de turistas, que después de tomar un veloz ascensor llegan ansiosos a ver por las ventanas.
Pongo mi cabeza entre dos columnas, que apenas dan espacio para mi cuerpo, veo hacia abajo, hasta donde el vidrio me permite asomarme y noto la considerable altura en donde estoy, ni pensar en caerse desde ahí, da espanto solo pensarlo. Mi madre, quien me acompaña en la aventura, me toma un par de fotografías, imágenes que luego tendré en papel, es una época previa a las cámaras digitales, mi Pentax K1000 hace lo suyo.
Luego de comer una pizza en uno de los negocios ubicados en el mirador subimos hasta la azotea, no hay estructura más alta que las torres en toda la ciudad, el Empire State visible en la distancia en dirección norte quizás es más esbelto, pero no más alto.
Mientras los años pasaron, las Torres siempre estuvieron ahí, eran el trasfondo de la gran ciudad, no importa desde donde uno estaba.


En Enero de 2001, hice un brunch (desayuno-almuerzo) dominguero junto a mis padres, en el Restaurante Windows of the World, ubicado en la misma torre sur, no hay como desayunar con un buen champagne y una vista magnífica. En un piano, un hombre tocaba un blues y algo de jazz con tanta determinación que no terminó de gustarle a mi padre, yo estaba muy alegre ese día, a pesar del frío, la mañana era muy brillante y transparente, ni una nube en el cielo. En la lejanía se observaban a varios aviones despegando del aeropuerto  La Guardia, nunca se me pasó la idea de que uno de ellos podría impactar en las torres.
Meses después, al encender CNN creí ver una película de efectos especiales cuando las torres eran golpeadas por aviones secuestrados, como todo el mundo, me costó dar crédito a lo que veía, entristecido vi desaparecer aquellas maravillas de la ingeniería que mientras colapsaban cegaban la vida de cientos de personas.

Friday, September 2, 2011

Los gatos, uno de mis animales favoritos


Los animales fueron 
imperfectos, 
largos de cola, tristes 
de cabeza.
Poco a poco se fueron 
componiendo, 
haciéndose paisaje, 
adquiriendo lunares, gracia, vuelo. 
El gato,
sólo el gato 
apareció completo 
y orgulloso:
nació completamente terminado, 
camina solo y sabe lo que quiere.

El hombre quiere ser pescado y pájaro, 
la serpiente quisiera tener alas, 
el perro es un león desorientado, 
el ingeniero quiere ser poeta, 
la mosca estudia para golondrina, 
el poeta trata de imitar la mosca, 
pero el gato
quiere ser sólo gato 
y todo gato es gato 
desde bigote a cola, 
desde presentimiento a rata viva, 
desde la noche hasta sus ojos de oro.

No hay unidad 
como él, 
no tienen 
la luna ni la flor 
tal contextura:
es una sola cosa 
como el sol o el topacio, 
y la elástica línea en su contorno 
firme y sutil es como 
la línea de la proa de una nave. 
Sus ojos amarillos 
dejaron una sola 
ranura
para echar las monedas de la noche.

Oh pequeño 
emperador sin orbe, 
conquistador sin patria, 
mínimo tigre de salón, nupcial 
sultán del cielo 
de las tejas eróticas, 
el viento del amor
en la intemperie 
reclamas 
cuando pasas 
y posas 
cuatro pies delicados 
en el suelo, 
oliendo, 
desconfiando
de todo lo terrestre, 
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato.

Oh fiera independiente 
de la casa, arrogante 
vestigio de la noche, 
perezoso, gimnástico 
y ajeno, 
profundísimo gato, 
policía secreta 
de las habitaciones, 
insignia
de un 
desaparecido terciopelo, 
seguramente no hay 
enigma 
en tu manera, 
tal vez no eres misterio, 
todo el mundo te sabe y perteneces 
al habitante menos misterioso, 
tal vez todos lo creen, 
todos se creen dueños, 
propietarios, tíos 
de gatos, compañeros, 
colegas, 
discípulos o amigos 
de su gato.

Yo no.
Yo no suscribo.
Yo no conozco al gato.
Todo lo sé, la vida y su archipiélago, 
el mar y la ciudad incalculable, 
la botánica, 
el gineceo con sus extravíos, 
el por y el menos de la matemática, 
los embudos volcánicos del mundo, 
la cáscara irreal del cocodrilo, 
la bondad ignorada del bombero, 
el atavismo azul del sacerdote, 
pero no puedo descifrar un gato. 
Mi razón resbaló en su indiferencia, 
sus ojos tienen números de oro.

Pablo Neruda, Oda al Gato

Tuesday, August 2, 2011

workahólico

Trabajan siempre, nunca tienen descanso, con seguridad han olvidado cuando fue su última vacación -si acaso tomaron vacaciones alguna vez en su vida-, se sienten realmente molestos con la sola idea de no hacer nada; para ellos, descansar en una hamaca y  perder la mirada en el azul del cielo es un verdadero pecado.
Son los últimos en dormir y los primeros en despertar, el madrugar es un valor incuestionable, son los primeros en llegar a la oficina y los últimos en salir, desprecian quien se retira de la oficina a la hora reglamentaria, la vida social o familiar es una excusa de holgazanes, el trabajo es el centro de sus vidas.
Siempre están conectados, envían correos electrónicos en las madrugadas con mensajes urgentes, y cuando sus colaboradores o subalternos revisan el mensaje a las 8am, ya es tarde para presentarlo. Entran como un tornado a las oficinas, pidiendo esto y lo otro, algunos gritan, otros se molestan, unos ponen reuniones nomás entrar o cinco minutos antes de salir, reuniones que duran por lo menos tres horas y media.
Con tendencia a la ansiedad, muchos son fumadores empedernidos, o adictos a la cafeína, algunos son obesos; es decir, su corazón es una bomba de tiempo.
Son los adictos al trabajo, también conocidos como los "workahólicos", el mejor consejo para ellos: Bajarle el ritmo a la vida, hacer ejercicio, tener un hobbie y descanzar lo suficiente, el cuerpo es una fantástica máquina, pero tiene límites; de lo contrario, entre tanto estrés y correrías, más temprano que tarde su nombre y apellido será grabado en una lápida de cementerio.

Tuesday, July 19, 2011

Cuando piense en El Salvador, piense en Surf


Quizás El Salvador le huele a pandilla, le huele a violencia, peligro o asesinato, es casi todo lo que usted puede ver en las noticias, pero si lo piensa bien, es como pensar que en Argentina la gente todo el tiempo se la pasa bailando tango o que los españoles se la pasan en corridas de toros; es decir, de hacerlo lo hacen, pero no todo el tiempo ni todo el mundo.
En este tipo de cuestiones nada es blanco o negro, es mucho gris, existen zonas en El Salvador que son muy tranquilas, no hay asaltos, ni pandillas y el último asesinato ni se recuerda; claro, existen problemas, todos los países los tienen, quien tire la primera piedra notará que tiene techo de vidrio.  
No crea en prejuicios según nacionalidad, no todos los colombianos son narcotraficantes, ni todos los italianos son mafiosos, ni todos los musulmanes son terroristas, hay mafiosos, narcos y terroristas de todas las nacionalidades y etnias; es decir, que no todos los salvadoreños son pandilleros; por cierto, un dato, la pandilla o “mara” es  producto de  Los Ángeles, y desde los noventas se replicó en toda Centroamérica y México. Sea  por estupidez, por indiferencia o malicia los gobiernos no hicieron mucho desde esas fechas y de cierta forma crecieron.
Quizás usted no sea surfista, de no serlo, este será un dato interesante nada más, casi de cultura general: El Salvador tiene de las mejores playas para surfear en el pacífico americano. El litoral y la forma de las playas han favorecido al país con unas olas excelentes, y por lo menos existe una ola que cierra hacia la derecha por varios segundos y que la hacen apetecible a cualquiera que le guste ese deporte.
No encontrará otro lugar así, quizás más al sur o más al norte disfruten de buenas playas, con olas muy buenas, pero en esas latitudes el agua se encuentra tan fría que será necesario utilizar traje térmico, y vaya que es un problema meterse en el agua con esas temperaturas, mientras que en El Salvador el agua muestra una temperatura perfecta, es caliente en todo el año, sea diciembre o marzo, el agua siempre está en buen punto y le invita a entrar,  el clima es veraniego y no falta el sol, la arena y la brisa marina.

Es preciso buscar una playa adecuada para ese deporte, aquí le dejo un listado de las mejores playas para que vea cual le conviene, en el remoto caso que usted sea un surfeador, le servirá. Si no lo es, igual, la costa es agradable y es muy recomendable, no encontrará las grandes aglomeraciones de personas tomando el sol frente a una playa con agua helada, o un sitio lleno de casinos y grandes edificios, ni una aburrida playa sin oleaje. Aquí es un poco diferente, son bellísimos paisajes, con pequeños y medianos hoteles accesibles y frente al mar, desde donde seguramente escuchará el rugido de las olas rompiendo nítidas y en orden, una y otra vez, sobre un grandioso mar de arenas negras y azul profundo.

Monday, July 11, 2011

Facundo Cabral

Las primera horas del sábado pasé trabajando en un análisis sobre la vivienda en El Salvador, era una especie de ensayo que lo trabajaba con otro colega, tuve tiempo para dormir unas horas, pero a buenas seis de la mañana mientras estaba revisando el texto, me di cuenta de la noticia del asesinato de Facundo Cabral en la ciudad de Guatemala.
Me quedé congelado, pues Facundo ha sido una persona que desde adolecente estuvo dentro de mis gustos musicales, me llegó por medio de Alberto Cortez, cuando a finales de los ochenta y principio de los noventas escuchaba su música en casetes en una pequeña grabadora Sanyo, que dio paso a un equipo de sonido Sony de doble casetera, con disco de vinil y lector de CD.
A finales de los noventa, por x o y razones terminé trabajando en una línea aérea (un día escribiré al respecto) pude conocer en persona a Facundo, él salía de El Salvador, luego de ofrecernos un concierto junto a Alberto Cortez al cual asistí.
A Cortez lo noté muy cansado, creo que estaba enfermo o algo así y me pareció con sobrepeso, él muy amable, me dio un autógrafo y le dije lo mucho que admiraba, con Facundo fue diferente, mientras esperábamos el avión nos apartamos de la sala y platicamos casi por 30 minutos, sobre lo que hacía, sobre lo que yo estudiaba (entonces iba a comenzar  Antropología) , sobre la vida, el futuro, del sistema de cosas, etc.
Fue una belleza platicar con Facundo Cabral, antes de irse me dijo que me daba un autógrafo, pensé en darle un papel que me durara por siempre, y le di mi cédula (una libretita de identificación personal) y me le escribió “Facundo” y nada más, subió a su avión y se fue.
Dos años después desaparecería la cédula, reemplazada por el Documento Único de Identidad DUI, y el día que la cambié la dichosa cédula, el burócrata que me atendió me preguntó que quien había manchado la cédula en la página 10, le dije que era un autógrafo de Facundo Cabral, lo que me ganó una reprimenda por parte del funcionario, me dijo que la cédula (cosa que pasaría a ser destruida) no era para andarla manchando pues era un documento legal que perdía validez en cuanto se alterara, y esa “mancha” era una alteración que tenía que ser avalada por un notario y bla, bla, bla.
Luego de varios minutos accedieron a darme mi DUI, he olvidado si me devolvieron o me decomisaron la cédula, creo que fue lo último, me da cierto malestar pensar que el burócrata se quedó con ella destruyendo para siempre el autógrafo de Facundo, aunque pensándolo mejor, ahora el autógrafo no tiene mayor sentido que ser una curiosidad; de hecho, no lo lamento, porque lo que realmente he valorado durante todos estos años fueron los treinta minutos que pude hablar a solas con ese gran maestro.
Lo mataron, de una forma tan vil, tan canalla que me da asco solo de pensar en sus asesinos, murió en manos de la lacra que por ahora destripa a nuestros pueblos mesoamericanos, que compra funcionarios y los corrompe, que lava dinero, que secuestra y contrabandea narcóticos. 
Su muerte representará algo, tengo fe que su asesinato será un parte aguas en Guatemala, tengo fue que habrá un antes y un después de su muerte, los niveles de violencia en el triangulo norte de Centroamérica y en México están llegando a unos niveles insostenibles y es preciso hacer algo, esto simplemente no puede ser, no es cosa de Guatemala, no es cosa de los “chapines”, el terror y el asesinato es transnacional, es una lacra que contamina buena parte de los países de América, desde Colombia hasta los Estados Unidos, incluyendo el Caribe, estamos tristemente metidos en una guerra, de la cual ya han matado a cientos de personas, y el sábado cometieron un crimen atroz, asesinaron a un hombre bueno, de paz, a un poeta…
Un día, no recuerdo adonde, leí lo siguiente: “malditos sean los que maten a un poeta”, ojalá y esta frase les resuene en los oídos a estos canallas asesinos.

Para los interesados, pueden ver una entrevista a Facundo grabado por CNN en español aquí

Monday, July 4, 2011

Ojos Azules

Entro en un elevador de un centro comercial, me voy al fondo y me apoyo contra la pared, inmediatamente entran dos mujeres, una lleva una bebé que no llegará ni a los ocho meses, la acarrea en un cochecito, la madre tienen talle de extranjera, con seguridad europea, se agacha le dice algo a su hija en otro idioma, pero no logro comprender la lengua, apenas le susurró al oído a la niña.
La otra mujer es salvadoreña, al entrar al elevador hablaba por teléfono, dejó de hablar, parece que se le cortó la señal cuando las puertas se cerraron.
Mientras descendíamos de piso a piso noté que la niña me observaba con unos enormes ojos azules, que contrastaban con una carita blanca y una inocente risa, me dio ternura y le contesté su agradable e infantil gesto con otra sonrisa.
El ascensor se detuvo en el primer piso, abrió sus puertas y la madre empujó el cochecito con el bebé afuera, yo y la otra mujer nos quedamos, vamos al sótano, cuando la puerta se cerró, la mujer inmediatamente me dijo:

-Los ojos de esa niña eran bellísimos!,- me doy cuenta que lleva unos lentes de contacto café claro que le dan una mirada un tanto artificial.
-¿Usted cree?, ¿le gusta los ojos color azul? – le pregunto
-Sí, muchísimo, esa gente, es la mejor raza

En su afirmación gritaron siglos de estructuras coloniales y años de blanqueamiento, blanqueamiento que contradictoriamente se afirmó aun más cuando fuimos república, negamos cualquier resquicio de lo indígena, y borramos de una vez y para siempre lo africano.
Queremos ser modernos, ergo, en función al progreso queremos ser cualquier cosa menos nosotros mismos, negamos nuestro pasado y construimos el futuro con vacíos existenciales, por eso lo único que nos ha quedado es el simulacro, la artificialidad, la falsedad y los lentes de contacto de colores.

Wednesday, June 29, 2011

Cansado

Son días de mucho trabajo, soy profesor de tres cursos intensivos sobre historia, antropología y cultura mesoamericana para estudiantes de Arte y Arquitectura, aunque los grupos son pequeños, menos de una docena de alumnos por clases, la preparación de información y clases me han comenzado a pasar factura.
Aparte que estoy elaborando un perfil de proyecto para una investigación y trabajando con tres artículos más que tengo que tener listos antes de octubre de este año, pues de ahí, saldrá la presentación para el IV Congreso Centroamericano de Arqueología que se celebrará en San Salvador en noviembre de 2011, estoy absolutamente agotado.
Mañana jueves, tengo un viaje de campo, visitaremos la antigua Villa de San Salvador, también conocida como Ciudad Vieja, actualmente es un zona de protección patrimonial, lugar que ha sido explorado desde el año 2000 por la Secretaría de Cultura, la Academia de Historia y la Universidad de Vanderbilt.
Espero mañana subir algunas imágenes de Ciudad Vieja, son pocos sitios en América en los cuales se pueden tener acceso a los primeros asentamientos europeos en un sitio prácticamente conservado, pues desde 1545 no se volvió a poblar la zona, estoy seguro que valdrá la pena.

Tuesday, June 28, 2011

Tenía que ser Asimov

 Isaac Asimov (uno de los escritores de ciencia ficcion más prolíficos de los últimos tiempos) ha sido uno de mis heroes personales, es del selecto grupo de personas que me han inspirado, junto con otros dos grandes: Carl Sagan y Arthur C. Clarke.
En esta ocasión les dejo un ineresante video de Isaac Asimov, hablando de computadoras que se conectan unas a otras y que pueden tener acceso a bibliotecas en línea, claro, mucho antes del internet. !Un visionario!

Saturday, June 25, 2011

Días de Furia

En ocasiones hay pocas cosas que decir, aunque sucedan muchas, las últimas semanas han sido un ir y venir, casi como viajar en una montaña rusa. Quizás de lo más notable fue un decreto que firmó la Asamblea Legislativa que vino a ser un golpe de estado técnico a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. 
Como la gente esta harta de la clase política -me incluyo- se comenzaron a organizar protestas a través de redes sociales electrónicas, que han sido hasta cierto punto un éxito, en cuanto a que los políticos se dieron cuenta que la expresión de esa "cosa" un tanto difusa que llaman "pueblo" se enoja, opina y se indigna. 
Como de todo hay, no faltan los torpes de mente que dicen que las opiniones políticas por medio de las redes no son valederas, pues, aun están acostumbrados a la labor de calle, al grito en la plaza, a la pinta de muros con consignas sesenteras, creo que estamos entrando a otro terreno, el internet, la red se esta volviendo peligrosa para la clase política, la gente se expresa y eso puede ser peligroso para el actual régimen político.
Ya veremos que sucede...

Monday, May 23, 2011

No hubo Juicio Final

 
Esta mañana amanecí acatarrado, me costó despegar de la cama, luego de una corta ducha lo  primero que hice fue prepararme un buen café y conseguir el periódico, tenía una reunión a las nueve de la mañana, terminé cancelándola, no me sentía bien.
Ayer hice una visita a Cihuatán, un sitio arqueológico al norte de San Salvador, ya me sentía mal pero le hice buena cara al día, ahora estoy pagando factura, el incipiente catarro del viernes ahora se comienza a comportar como gripe.
El periódico marca la fecha de hoy, lunes 23 de mayo de 2011, el mundo no se acabó el sábado, no llegó el tan esperado Juicio Final, la historia continúa, la tierra sigue girando alrededor del sol, las plantas siguen haciendo su fotosíntesis, los pájaros siguen cantando y volando, los bebes siguen naciendo, ustedes y yo seguimos aquí. 
Los cristianos ya tienen dos mil años con la esperanza que desde las alturas Jesús nos asalte montado en un caballo blanco, que venga para juzgar a los vivos y muertos e implantar un reino sin fin, una dictadura inmortal, un régimen donde el culto a la personalidad divina sea el pan de cada milenio. Supongo que después de mil trillones de trillones de años, los que se ganaron el paraíso estarán tan hartos de los insípidos cantos angelicales que querrán de montar una guerrilla pos apocalíptica y dinamitar la infraestructura celestial, para continuar con la lucha entre mortales e inmortales, y hacer claro que los planes divinos, son eso, solo planes, que nosotros los mortales tenemos la última palabra.
Total, el fin no llegó.
Y todas las iglesias cristianas cargan con algo de culpa, incluso las que se opusieron a la tesis de “Family Radio”, pues ellos, en el fondo, creen en los mismos conceptos de la apocalíptica secta, con la única diferencia que no son tan estúpidos para dar una fecha específica, se escudan con aquel pasaje bíblico que dice que la fecha nadie la conoce, solo dios padre,  dando pie a creer que puede ser esta misma tarde o dentro de un billón de años.
Lo anterior, no les quita su afición al terrorismo mediático, les encanta anunciar que “el fin ya viene”, que serán arrebatados, y que se han roto todos los sellos apocalípticos.
¿Cuántos sellos se deben de romper para que se den cuenta que el Juicio Final es una narrativa mitológica?, pues ninguno, porque el Juicio Final, los caballos voladores que traen a mesías vengativos y los ejércitos de ángeles son imaginarios, son un buen ejemplo de los grandes finales de las narraciones mitológicas.
Pero en una esfera más personal, son cuestiones de fe; y como tal, es el convencimiento de una idea, a pesar de lo que digan las pruebas objetivas y racionales, porque la gente no es racional.
El mismo sábado, cuando todas las redes sociales hacían gracia y se mofaban con el fin de los tiempos una avioneta se estrelló en Cihuatán; sí, en el sitio arqueológico que visité ayer, me comentaron que mientras el piloto realizaba un giro demasiado cerrado alrededor del parque, la fuerza G rompió una de las alas de la avioneta,  el aparato se fue a pique sin más y el piloto no pudo hacer nada, en realidad, lo único que pudo hacer es morir, porque para él, el sábado 21 de mayo, fue el fin del mundo.

Wednesday, May 18, 2011

No se le olvide, este sábado es el fín del mundo


Family Radio, una iglesia estadounidense informan que este sábado 21 de mayo de 2011 es el día del juicio final; ellos, supuestos estudiantes de la Biblia, han llegado a la conclusión que el mundo terminará este fin de semana.
Esta iglesia es la responsables de una millonaria campaña publicitaria en todo el mundo, han colocado rótulos en las carreteras avisando esta terrible noticia, que han sorprendido y preocupado a más de una persona.

!Nos vemos el 22 de mayo!, me muero por saber que inventarán posteriormente, son unos maestros del cinismo!

Friday, April 15, 2011

Ahora murió el hombre más viejo del mundo


Walter Breuning que nació el 21 de septiembre de 1896 y había vivido en tres siglos ( siglo XIX, XX,XXI) murió hoy de 114 años en su casa, ubicada en Montana, Estados Unidos.
El recordaba haber escuchado a su abuelo hablar de la Guerra Civil de los Estados Unidos y vivió la gran depresión de los años 30, cuando ya era todo un adulto, asimismo recordaba la Primera Guerra Mundial, y perfectamente la Segunda.
Según su criterio, el mejor presidente de los Estados Unidos fue Frankling D. Rooselvelt, quien gobernó desde 1933 hasta 1945, ganando cuatro elecciones consecutivas.
Trabajó cincuenta años como empleado de Great Northern Railway.

Monday, April 4, 2011

Dioses y Demonios



Seguramente usted, apreciable lector, cree en la existencia de seres sobrenaturales, una colección de personajes inmortales, en su mayoría invisibles y en ocasiones incorpóreos, que juegan con el destino de nosotros los mortales. Desde nuestro punto de vista humano, estos seres sufren continuamente alegrías y enojos, incluso pueden ser peligrosos y vengativos, pero también serviciales o benévolos.
No todas las culturas manejan la misma narrativa en esa colección de seres (panteón), tenemos el ejemplo de la mitología griega en donde los dioses tienen una dinámica tan particular que nos parecería una comedia moderna. Asimismo vemos luchas y apuestas entre ellos, tal es el caso de la narrativa de Job, en donde Yahvéh y Satanás llegan a un acuerdo y el primero permite que el segundo destruya la vida de Job, arruinando su patrimonio, enfermándolo y asesinando a su familia. 
En el caso de Job, aparte del terrible juego, notamos que entre estos seres mantienen entre sí una comunicación fluida, negocian y más allá de sus particulares batallas eternas,  llegan a acuerdos concretos. Y sobre todo, siendo uno (Yahvéh) que da el permiso al otro (Satanás), existe una jerarquía  en función a la administración cósmica, pero sobre todo a la administración humana, pues su ocupación habitual, sus fichas de juego o su principal clientela somos nosotros.
Cualquier negocio va a la quiebra sino llegan clientes, de no existir humanos, la función rectora o subversiva de dichos entes no tendría sentido, hasta cierto punto son prisioneros de nuestra existencia, un virus de computadora no funciona sin computadora, tampoco si está apagada, o se usa otro software. 
Las mitologías son cuestiones de mentalidades, a los cristianos poco les perturba que Alá prohíba dibujar a la figura de un animal o humano, y mucho menos les interesa las opiniones de Shivá en cuanto a no ser adorado, incluso en estos tiempos de apertura religiosa y de diversidad de pensamiento, vemos como en nuestra misma sociedad las mentalidades se contraponen. De sufrir un accidente un católico está dispuesto a una transfusión sanguínea mientras que un Testigo de Jehová  lo negará, según la interpretación a las prohibiciones que los Testigos hacen del libro sagrado.
En realidad estos seres sobrenaturales constituyen unidades que componen sistemas de creencias, ideologías y visiones de mundo,  personifican nuestra moral particular y colectiva,  le dan un sentido a nuestra organización social fundamentando nuestros roles sociales. Como diría Edward Tylor, son “nuestras causas personificadas”.

(Caricatura por Alberto Montt)

Saturday, April 2, 2011

Paricutín

Siendo un niño, un día de tantos me topé con un libro, era una de esas ediciones americanistas de mediados del siglo XX, llamada “Cultura y Espíritu”, en donde se publicaba una serie de relatos cortos de distintos temas, había artículos de arte, de ciencia, de historia, etc.  Entre todas las lecturas  hubo una en especial que me clavó en el primer momento que comencé a leerla,  contaba la historia de un campesino que un día de tantos notó que su siembra de maíz se le había marchitado; mejor dicho, su maizal se le había quemado, mientras investigaba el extraño cambio de su plantación sintió el suelo caliente, y luego un temblor, aterrorizado observó que la tierra había aparecido una grieta desde  donde emergió una bocanada de gas, era una fumarola.
Mientras los días pasaron la fumarola se transformó en un volcán, el cual escupía lava, ceniza y rocas, en poco tiempo los flujos volcánicos destruyeron el cercano pueblo de Paricutin  y al vecino San Juan  Parangaricutirimícuaro, ambos en el Estado de Michoacán en México.
El artículo me sorprendió, yo que he vivido toda la vida en una zona volcánica me doy cuenta las dimensiones que puede alcanzar un volcán, pero lo más impresionante sería ver emerger una enorme montaña humeante en un tiempo tan corto.  Desde entonces comencé a temer porque bajo el suelo de mi casa se elevara un volcán, ocasionándonos la ruina absoluta, una verdadera tontería tomando en cuenta la posibilidad que un Paricutin personal apareciera bajo mi cama; pero, ¿Quién juzga la mentalidad de un niño? Recuerdo que cada cierto tiempo tocaba el suelo y me tranquilizaba después de sentir que los ladrillos se mantenían frío, pasaron los años y de vez en cuando me acordaba el  remoto sueño de un volcán emergiera bajo mis pies.

Pero el martes pasado, cuando llegué a casa encontré que un tubo de hierro que sirve para demarcar un parqueo estaba tan inclinado como la Torre de Pisa, me sorprendió porque el dichoso tubo tiene casi 15 años de estar en ese lugar, y por su instalación y grosor parecía que nada en la tierra sería capaz de moverlo de su sitio y mucho menos inclinarlo. Me acerqué a verlo y noté que desde el suelo parecía emerger algo, estaba húmedo, y como no observé ningún fragmento de vidrio o alguna prueba física que me hiciera ver que se trataba de un accidente vehicular, entonces el viejo recuerdo del volcán de mis pesadillas se remontó desde el pasado. Coloqué mi mano en el suelo del parqueo y lo noté caliente, era obvio, la calle recibe la luz solar todo el día y es de esperarse que emita calor.
Supuse que la inclinación del tubo  o se estaba formando una cárcava del canal del agua de lluvias, o un volcán esta emergiendo en el parqueo de casa, suspiré preocupado.
El vacio en el estomago se me quitó dos días después cuando la señora la tienda de conveniencia de la zona me comentó que un camión no reparó en el tubo del parqueo y se había estrellado, encorvándolo.
Suspiré aliviado, no fue el volcán.
Por ahora.

Monday, March 28, 2011

RFK

Era 1968, un 5 de junio, miércoles.
Un hombre llevaba un revólver calibre .22 escondido entre su ropa, nadie reparó en él, era uno más entre el tumulto de gente que vitoreaban a Senador Robert Francis Kennedy, quién hacía unos minutos se había declarado ganador de las primarias de California, un paso más en su carrera para la candidatura presidencial del Partido Demócrata.
Robert Kennedy, también conocido como Bobby, se había reunido con una muchedumbre en el Salón Embajada del legendario Hotel Embajador en Los Ángeles y había dado un discurso de agradecimiento por el resultado de la votación.
La gente estaba tan enloquecida por el triunfo de Kennedy, que cuando bajó del podio lo vitorearon, unos le aplaudían, otros le estrechaban la mano, algunos le juraban sería el nuevo presidente de los Estados Unidos, tal como lo fue su hermano John F. Kennedy.
Bobby salió del salón seguido por la multitud, entró a la cocina del hotel, el barullo de gente era tan increíble que resultaba difícil moverse, aun así Kennedy trataba de saludarlos a todos, incluso a los cocineros que se ocupaban en organizar los platos y cacerolas, nadie observó al hombre del revólver moverse entre la multitud buscando el mejor ángulo para el ataque; de pronto, entre el bullicio, en el preciso momento que Robert saludaba a un ayudante de camarero, se escucharon varios disparos, uno le dio en la cabeza al Senador, y dos balas más entraron por su costado. Los demás proyectiles de toda la ráfaga hirieron a cinco personas más.
En pocos segundos el hombre del revólver fue inmovilizado, se llamaba Sirhan Bishara Sirhan un palestino cristiano anti sionista, que culpaba a Robert Kennedy por su apoyo a Israel.

Seis años antes, en Octubre de 1962, Robert Kennedy tiene una participación fundamental en la llamada “Crisis de los Misiles”, cuando los Estados Unidos utilizando un avión espía descubren que los rusos construyen una instalación de misiles nucleares en suelo cubano.
Aunque inicialmente Robert estaba de acuerdo con una invasión estilo “Pear Harbor” a la isla (Según textos desclasificados por  EXCOMM (Executive Committee of the National Security Council)) durante los trece días que duró la crisis, su postura cambió a tal punto de intervenir con su hermano JFK para evitar una posible tercera guerra mundial, buscándole una salida negociada al conflicto. Indicaba que Estados Unidos no podía cargar el peso moral de un ataque que de seguro traería terribles implicaciones para toda la humanidad.
Por medio de un periodista, y varios contactos los Estados Unidos lograron contactar de forma indirecta  con el Premier Sovético Nikita Jrushchov, pocos días después Robert se reunió en el máximo secreto con un representante de los rusos en Washington, finalmente después de grandes problemas de comunicación ambas potencias llegaron a un acuerdo, Estados Unidos se comprometió a desmontar unos misiles nucleares que había instalado en Turquía y nunca invadir Cuba. Los rusos por otra parte juraron desmontarían los misiles en Cuba, pese a la oposición de Fidel Castro, en pocas semanas las armas atómicas eran desinstaladas.
Estados Unidos nunca lo mencionó en el acuerdo inicial pero días después la potencia norteamericana inició un bloqueo económico a Cuba que aun en el siglo XXI continúa.
Cuando desapareció la Unión Soviética en la década de los noventa, se revelaron documentos que hicieron ver que el mundo estuvo muy cerca del holocausto nuclear, Robert Kennedy  jugó un papel importante en evitar esa pesadilla.
  
Robert yacía en el suelo del Hotel Embajador con tres disparos en el cuerpo, junto a él un ayudante de camarero de nombre Juan Romero le sostenía la cabeza.  “Is everybody safe, OK?” (¿Todos están bien?”) Preguntó  Kennedy, Romero lo tranquilizó y le colocó un rosario en sus manos. Bobby de familia católica apretó las cuentas del rosario entre sus dedos.
Murió 26 horas después del tiroteo.

Wednesday, March 23, 2011

Obama en El Salvador



Siempre he tenido la idea que El Salvador es un microcosmos de absurdas contradicciones, una especie de aldea en donde la gente representa un sinnúmero de papeles entre drama y humor, como en Springfield de los Simpson, pero un Springfield aun más obtuso, digamos macondiano.
Las ultimas semanas el microcosmos salvadoreño sufrió una sacudida, llegó la noticia que Barack Obama llegaba a visitarnos, y desde ese mismo instante surgieron las expectativas, cada quien con la suya, que cada cabeza es un mundo. Ocurrieron cosas curiosas,  mientras los días de la gira pasaban, notamos como las instituciones de gobierno funcionaban de una forma eficiente, en pocos días el ornato de la ciudad mejoró notablemente, se pintaron (aunque sea de fachada) el Teatro Nacional y la Biblioteca, se sacaron los buses del centro de la capital, se pintaron aceras, las calles lucieron seguras, limpias y sin baches. Se aplicó la máxima que dice “Hay que arreglar la casa cuando llegan visitas”, un absurdo, pues siempre debería de ser así, pero claro, deben de suponer nuestras autoridades que entre nosotros hay confianza. Absurdo, uno no espera que los parisinos limpien los Campos Elíseos solamente cuando hay un evento importante, es algo continuo, el ornato y la estética debe de ser permanente.
Me di cuenta que a pesar de limpiar y poner a punto la ciudad, los famosos rótulos de acera (MUPIS) son tantos como vendedores ambulantes en el centro, prácticamente esos adefesios comerciales se han tomados las calles, es necesario establecer una cruzada contra ellos pues arruinan la poca estética que nos queda. Y por si fuera poco, los cables que conectan los servicios de telefonía, datos y electricidad a toda la ciudad ponen el otro 50% de la contaminación visual. Si los MUPIS lo hacen en el suelo, los cables lo hacen en el cielo, es caro, pero es de evaluar si en calles principales no sería más seguro y estético (aunque caro en un inicio) tener los cables bajo tierra

Lo más pintoresco se encuentra en las opiniones de la gente en relación a la visita presidencial, algunos lo reciben emocionados como si fuera uno más de la farándula, otros lo reprochan utilizando sus tradicionales consignas, y algunos solo son peticiones, que la reforma migratoria, que el TPS, que la guerra contra el  narcotráfico. Unos arman protestas, otros se jalan el pelo pensando en las calles cerradas por las mismas protestas y por los operativos de seguridad. Algunos salen de graciosos, hubo un tipo que inventó la Pupusa Obama, basado en maíz negrito, dejando fuera la grosería que representa la cuestión de la pupusa negra –desde el punto de vista de la sociedad estadounidense- juraría que es parte de un sketch de SNL. En las televisoras y periódicos hemos visto y leído a los “opiniólogos” que con su acostumbrada autoridad hablan de la llegada de Obama y como suele ser, que siempre tienen una opinión para cualquier cosa en su carácter de “expertos” se llenan la boca hablando de las implicaciones políticas, económicas, de seguridad, de geopolítica, bla, bla, bla de la visita. Por otro lado vemos a los medios de comunicación que corren de un lado a otro, tratando de aruñar alguna nota y soñar por un momento que son alguna cadena internacional del corte de CNN, los chistes y comentarios en el Facebook y Twitter están en sintonía con Obama, se dice mucho.
Pero creo que entre lo más emblemático de la gira por El Salvador es  la visita a la cripta de Monseñor Romero, una actividad totalmente política, pero que genera un terremoto en nuestras mentalidades polarizadas, rompe el esquema de la guerra fría y de las identidades políticas que se han construido desde entonces, la cripta es un lugar simbólico, nos dice “algo”, en realidad nos dice muchas cosas de quienes somos los salvadoreños, y que Obama esté ahí implica que el representante de uno de los participantes (aunque no directo de la guerra civil) considera a bien dar un paso, darle vuelta al calcetín histórico y reconocer de cierta forma lo que hay que reconocer.
Cuando vemos las imágenes de Obama junto a Funes frente a la cripta caemos en cuenta que el siglo XX ha quedado atrás, los esquemas que hemos estado acostumbrados ya no tienen sentido más allá de nuestras diminutas columnas de Hércules o simplemente como ilustración, el mundo hace ratos que  va por otro lado.
En todo caso, ha sido más fácil que un presidente de Estados Unidos venga y visite la tumba del arzobispo asesinado que alguno de nuestros ex presidentes lo haya siquiera imaginado.
Romero abrió y ahora Romero ha cerrado.


Extra: Hasta el momento de escribir este post, parece que Obama no visitará el sitio arqueológico Joya de Cerén y San Andrés, una pena para la arqueología nacional, pudo ser la oportunidad para establecer líneas de apoyo, becas para investigaciones, mucho más allá de Fullbright, tomando en cuenta que el actual residente de la Casa Blanca siempre ha sido proclive a la ciencia y a la educación.

Thursday, March 17, 2011

Sobre los reactores nucleares de Japón



Les paso el enlace de una traducción del Dr. Josef Oehmen, científico del MIT.  El artículo original ("Why I am not worried about Japan´s nuclear reactors) lo escribió hace unos días y fue publicado en el blog de Arturo Quirantes (quien también lo tradujo), profesor de Física de la Universidad de Granada, para que nos vayamos calmando con esto de la radiación de los reactores nucleares de Japón, y entender más o menos como es la cuestión de la energía atómica, también mitos que se han vuelto populares los últimos días; por ejemplo,  el miedo que los reactores van a explotar como bombas atómicas o algo así.
bueno, aqui en enlace:

Por qué no me preocupan los reactores de Japón

Monday, March 14, 2011

Japón: Ansiedades existenciales



Hemos vuelto a ser testigos de un desastre, en el 2004 observamos aterrados un tsunami en el Océano Indico, luego Haití y Chile cayeron presas de un terremoto, en febrero le tocó a Nueva Zelanda, en marzo fue el turno de China y ahora Japón.
Este último es uno de los países más educados del mundo en este tipo de desastres, el diseño de sus edificios, su población y sus autoridades hacen de la sociedad nipona la más preparada para enfrentar una catástrofe geológica; Sin embargo, el terremoto y el tsunami fueron tan violentos que prácticamente borraron del mapa a pueblos enteros del litoral noreste de Honshú, la isla principal del archipiélago.
Hemos quedado aterrados de ver una oscura pared de agua y lodo que llevaba consigo, carros, casas, granjas, barcos y cuanta cosa se le pusiera enfrente, la televisión y el internet informaron minuto a minuto lo que acontecía, y en ocasiones, veíamos espantados como vehículos que trataban de escapar –evidentemente conducidos por una persona- eran alcanzados por la oleaje y desparecían entre los escombros.
Todavía no dimensionamos la magnitud de la hecatombe, que se podría complicar a niveles nunca antes imaginados, sobre todo por que los reactores nucleares de la planta Fukushima han sido seriamente afectados por el terremoto, hasta el momento han ocurrido varias explosiones en el reactor que han hecho que el gobierno decrete una total evacuación en los alrededores de la central.
El miedo inicial siguió a una alarma global cuando los organismos internacionales advirtieron la posibilidad que el tsunami llegara a todas las costas del pacífico de los países americanos, y algunas islas de Oceanía, al parecer solo Ecuador, Chile y Hawaii tuvieron aumento en el nivel del mar que dañó algunas estructuras de playa, sin embargo la gente en todo el continente se alarmó.
El viernes el tsunami fue el tema del día, las opiniones del SNET (Servicio Nacional de Estudios Territoriales) fue lo de menos, la población comenzó a llamar a las radios, las opiniones religiosas fueron las más, incluso se leyeron salmos al aire, en una de esas un pastor evangélico dijo que los ciudadanos de El Salvador deberíamos de estar tranquilos pues es probado que la oración tiene un poder directo sobre los eventos naturales. Los perfiles del Facebook y las publicaciones del Twitter invitaban al ayuno y la oración para que el tsunami no nos afecte, y de paso pedir por los desafortunados japoneses que están sufriendo.
Ya sea por las razones que fueran, por la forma natural de nuestras playas, o por la posición que Centroamérica tuvo en relación al frente de onda, no nos afectó este tsunami, ya vendrán otros, así como han ocurrido en el pasado (hubo uno en 1902), tarde o temprano será nuestro turno. Para todos los que vivimos en el Cinturón de Fuego, sabemos un día nos llegará la catástrofe en forma de terremoto, ya le pasó a México en 1985, a El Salvador en 1986 y  2001, a Nicaragua en 1972, entre otros, es como estar con la cabeza bajo una guillotina.

Por otro lado, lo ocurrido en Japón (y los ejemplos anteriores) constituye una afrenta hacia las consideraciones religiosas en donde una deidad en particular tiene una relación personal con los mortales, digamos en otras palabras, que dios* nos cuida, por ello en estos momentos la gente se pregunta, ¿Adonde se encuentra dios cuando una pared de escombros se viene sobre ciudades matando mujeres, hombres, niños, niñas, perros, gatos, aves, cualquier tipo de animal, arrancando árboles desde la raíz?, da vértigo sentirse solo ante una naturaleza que no tiene sentimientos, que posee sus propias dinámicas y no entiende de nuestros problemas, sueños o miedos.
Claro, los religiosos, sean sacerdotes o pastores tienen una respuesta, algunos no se complican diciendo que los caminos de dios son misteriosos y que no hay forma que le entendamos sus extrañas decisiones, además no somos quienes estar preguntando los motivos divinos de matar a tanta gente.
Por el contrario otros religiosos indican que dentro de la desgracia hay espacio para ver el rostro divino y su infinita sabiduría y amor que le tiene a esta raza de monos lampiños; o sea nosotros, pues él nos creó con el único objetivo de alabarlo.
Cada persona maneja la religiosidad con la cual se sienta más cómodo, la religión tiene una función de cohesión y legitimización social, da cierto “sentido” al maremágnum de eventos que nos rodea. Como dijo Emile Durkheim, la religión es un “estado anímico colectivo” que juega entre oposiciones, entre el individuo (profano) y la sociedad (sagrado), las deidades son apenas el reflejo de la misma sociedad “transfigurada y pensada simbólicamente” (Lucien Lévy-Bruhl) y con ello nos entendemos ante la naturaleza.
Por eso las hecatombes no solo destruyen edificios y matan personas, sino también sacuden religiosidades, pues en el fondo, en el interior de cada uno de los que compartimos la visión judeo-cristiana de la providencia repta la duda, aunque no la queramos ver, y la sofoquemos entre ritos, cantos, lecturas y la neguemos del diente al labio, tarde o temprano aparecerá. Es crítico porque la duda es terminal para la mentalidad religiosa, la carcome, la socava y si no se controla o se niega puede llegar a destruir esa convicción personal que llamamos fe.
Porque veamos, es un hecho objetivo es que la gente que esta atrapada en las azoteas de edificios en Japón y que están rodeados de agua son rescatadas por helicópteros utilizando un enorme cable de acero, o nylon y no por un ángel alado enviado por una divinidad. Sino hubiera helicóptero, la gente moriría indudablemente, así que se requiere una acción humana solidaria el ser rescatado. Si queremos mantener un perfil mitológico hay que comenzar a pensar que el helicóptero y el rescatista es de alguna forma una metáfora de un ángel, pero esas ya son interpretaciones al extremo ante una realidad demoledora.
En cualquier caso, cada cabeza es un mundo, algunos les va mejor no pensar, pues estos eventos nos dejan un vacío existencial, al enterarnos que sea como sea, algunos pueden caer en cuenta que en el fondo estamos a la buena de dios,
o mejor dicho, simplemente a la buena.


* El uso de minúscula es adrede.

Sunday, March 6, 2011

Generaciones

 
 
La semana pasada recibí una llamada de dos alumnas de una universidad local, me habían contactado para que diera mi punto de vista antropológico sobre la generación “Inter-gen”, lo que vendría a ser “Internet-Generational”, los niños que en la actualidad tienen entre 8 y 12 años, nacidos entre el año 2000 y 2004; los nativos digitales, para ellos el internet ha estado siempre.
Acepté la entrevista a las alumnas sin dudarlo, pasé unos días meditando, leyendo a Bauman y conversando un poco con personas que tienen niños de esas edades, sin proponérmelo, terminé más interesado en el tema de las generaciones. Y aunque es un concepto más sociológico que antropológico y que solo puede categorizar cierta población urbana, hay patrones que son transversales en la sociedad que explican un poco las características de cada generación, un concepto muy gringo por cierto, pero con esto de la globalización se ha aplicado en otras sociedades y puede dar pautas para explicar comportamientos.
Algunos sociólogos parten de ciertos momentos históricos para decir que una generación ha comenzado y otra generación ha terminado, una frontera un tanto elástica, por ejemplo todos los que nacimos entre los años setentas se consideran generación X, luego los ochenteros serán la generación Y y los noventeros hasta entrado el siglo 21 se consideran Generación Z. Cada país tendrá sus generaciones, y formas para categorizarlas, en El Salvador se dicen “los niños de la guerra”, para la generación que vivió la guerra civil, y “los niños de la postguerra” para los que nacieron casi bordeando a los acuerdos de paz de 1992.
Pero ahora estamos ante una generación distinta, los nativos digitales, para ellos el internet y la globalización siempre han estado, si la generación Z son eminentemente mediáticos, los Inter-gen lo son aun más, y como en estos momentos se están formando será la década de los 20-10 y sus eventos sociales (influidos por la generación X) que les dará sus características.
Desde ya nos podemos adelantar, decir que serán la generación-tablet, para finales de la década las laptops serán en su mayoría tablet, les permitirá leer libros digitales sin los prejuicios de los que hemos conocido y aprendido a leer en libros de papel, pues estarán absolutamente entregados a las interfaces graficas. Lo conceptos de copiar, pegar, arrastrar y enviar serán su pan de cada día, asimismo el compartir archivos sin necesidad de transferirlos por medios físicos.
Serán capaces de reducir aspectos o eventos de su vida a 140 caracteres (como actualmente tiene el Twitter) ya nos indica su capacidad de síntesis, serán los minimalistas del lenguaje escrito, lo que supongo generará nuevas contracciones y abreviaciones de nuestros idiomas.
Con un conocimiento más global, serán muy sensibles en lo que respecta a los derechos de los animales, la conciencia ambiental y los eventos que sucederán al otro lado del mundo, pero mostrarán una verdadera ignorancia para saber lo que sucede a la vuelta de la esquina, en el mundo rural o en los barrios populares en donde aun se cuecen habas.
Descontextualizados del pasado, viviendo un presente continuo, donde no importa el futuro, más que el progreso digital y las felicidades que nos entregan los mass media productions, estos niños de hoy, será la generación que en algunos años nos dirán ancianos y nos mandarán a un asilo.

Sunday, February 27, 2011

El gran problema de la ciencia salvadoreña


De la sociedad
Los salvadoreños están poco o nada interesados en la ciencia en general,  no significa que no gusten de la tecnología, que por ahí vemos que pueden endeudarse para comprar un nuevo celular, o colocar su último televisor LCD o Plasma, pero no tienen idea de como funcionan. La gente esta dispuesta a gozar de los frutos de la ciencia, pero no desean aceptar su metodología para describir la naturaleza. Hay que hacer una acotación a la afirmación anterior, la sociedad salvadoreña no es la única con dicha particularidad, y tampoco explica todo el panorama, en los Estados Unidos un 40% de estadounidenses prefieren creer la versión bíblica de la creación del mundo, que entender los mecanismos biológicos de la teoría evolutiva; aun así, los Estados Unidos se perfilan entre las regiones con mayor producción científica.
En todo caso, en un ambiente urbano, la gente está dispuesta a pasar su tiempo ya sea en la iglesia o centros comerciales, que entrar a un museo.
Claro!, como sí la oferta de museos fuera la mejor, y ahí esta el otro punto, la infraestructura del país no permite que sus ciudadanos se interesen realmente en la ciencia, la oferta científica es casi inexistente, vemos esfuerzos independientes y de ONG´s que van en la función de promoción y educación en ciencia, pero su número es mínimo en comparación con otras ong´s que se dedican a la construcción de casas, salud o las que incluso se disfrazan de desarrollo local para introducir una agenda política particular.

De las instituciones educativas

Pero la ciencia, como tal, no es promoción ni divulgación, la ciencia se fundamenta en científicos, los cuales investigan para producir y socializar el conocimiento. Y seamos claros, en este país la investigación científica es casi, casi, casi inexistente.
Tenemos universidades, más de las que se pueden contar con ambas manos, a pesar de ello, no somos una sociedad del conocimiento, por que las universidades se han vuelto una máquina para hacer dinero, o licenciar personas que buscan obtener un titulo que les permita acceder a un mejor trabajo de oficinista.
Las universidades en cuestión, en su amplia categoría, desde la estatal hasta las privadas con sus variopintas diferencias, investigan. Sí, aunque parezca mentira, hay una minúscula investigación en ellas, como exigencia ministerial, las universidades tienen la obligación de constituir dentro de su organización departamentos de investigación.  Y dichos departamentos, poseen un sentido más de adorno que de interés, pues la universidad se considera asimismo como un centro educativo más que un centro investigativo. Y como las universidades están gobernadas de administradores y metodólogos de educación, se enfocan más al flujo monetario de la institución o a la formalidad de la enseñanza que la misma construcción del conocimiento.
Y luego dentro de la misma investigación existen vicios y malas prácticas, "hecha la ley hecha la trampa" cuando el ministerio obligó por decreto que las universidades investigaran, las instituciones comenzaron a filtrar trabajos que los estudiantes de pregrado hacían en sus labores de repaso o entendimiento como investigaciones científicas. Hay que ver, que escribir un articulo es una cuestión muy seria, presentar tareas disfrazándolas como documentos científicos es una verdadera fechoría, que incluye también aquellas práctica que van desde presentar ferias científicas (en donde gran parte del alumnado recicla algún experimento de años pasados y lo mandan a construir a un taller) hasta publicar encuestas o diagnósticos sociales sin propuestas  o soluciones como investigaciones científicas.
El Ministerio de Educación solo toma en cuenta la cantidad de "investigaciones" y no la calidad de las mismas. no analizan si estas "investigaciones" reunen los criterios internacionales para ser tomadas en cuenta como produccion científica.


De los científicos
Y luego, existe un  gran problema en generar científicos, somos incapaces de constituir una buena masa de ciudadanos que invierta su tiempo y vida en la ciencia, las escuelas parecen sitios de reclusión que hacen todo menos inculcar a los niños el amor a la ciencia y el interés hacia lo desconocido.
De la minoría de salvadoreños que llega a una universidad, entre todos ellos, la gran mayoría escoge carreras que resumen su interés por trabajar en una oficina o despacho, que en carreras científicas, por ello a nivel nacional hay 1000 estudiantes de leyes contra 1 de arqueología o 1000 estudiantes de comunicaciones contra uno de química pura, esto denota la concepción que la gente tiene en carrera de ciencia, pues prefieren carreras “de verdad” que carreras con las cuales ellos consideran que terminarán siendo profesores de colegio. 
Luego tenemos la fuga cerebral, gente que con dificultades se capacita en el país, y que por fortunas de la vida consigue un grado en el extranjero –sea pagando o becados- terminan migrando; y así,  los pocos que formamos se terminan fugando. Y los que regresan son marginados y enredados en dimes y diretes políticos de administradores o directores que se resisten al cambio o derribar sus propios paradigmas.
¿Qué sucede con los profesionales salvadoreños que dedican o quieren dedicarse a sus carreras a la ciencia?, algunos trabajan sus investigaciones en sus ratos libres, con empleos “de verdad” y luchan por producir.
Los que pueden y trabajan en uno de los pocos centros de investigación tienen el gran problema que sus jefes, quienes generalmente no son científicos sino administradores o educadores, no comprenden la dimensión de la ciencia, ni la metodología, y el departamento de investigación se vuelve una oficina más, con su café y su horario laboral, y su gente trabajando “en ciencia”, como si fueran contadores o planificadores de proyectos. Todo esto amen de obtener literatura especializada, el acceso a bibliotecas internacionales no es la norma en las universidades locales
Y luego en el fondo está el gran problema de actitud de lo científicos salvadoreños, se dividen en bandos, o escuelas, hay odios, envidias por doquier, luchas y chismes, se convierten en verdaderas divas, se critican entre sí. Muchos casos prefieren dedicar su tiempo a la construcción de castillos de cartón en donde alojar a sus egos, que a la producción y  socialización del conocimiento.


Si colocáramos un mapamundi, en donde todos los países fueran de cierto tamaño de acuerdo al número de publicaciones en física, biología, química, matemática, medicina clínica, investigación biomédica, ingeniería, tecnología, ciencias del espacio y de la tierra, El Salvador, este pequeño país de menos de 21 mil kilómetros cuadrados, desparece.
Tal como lo muestra el mapa superior*.
Estamos fritos.


* Imagen obtenida de www.worldmapper.org en la sección de educación/ investigación científica.


Sunday, February 20, 2011

Narco-Glamour

Hace unos meses, en un taller de literatura que presentó nuestra querida escritora Jacinta Escudos salió en la discusión el tema de las narco-novelas, hablamos largo y tendido sobre el hit que representa a las editoriales los narcos; y también, hay que decirlo, los vampiros.

El narcotráfico se ha establecido como el principal problema en México, Sur de Estados Unidos y Centroamérica desde hace algunos años. Los que vivimos por estas longitudes nos damos cuenta que los niveles de violencia están llegando a límites insoportables; de hecho, en ciertas regiones de Guatemala y México parece que el estado ya entró a una categoría de Estado Fallido.
Según declaraciones, algunos escritores consideran a bien retratar la realidad y han dedicado su tiempo a narrativas relacionadas al problema narco, o narco-problema (ahora todo es narco-diputado, narco-vehículo, narco-avión, como batman con sus bati-cuevas y bati-naves); claro, de paso las editoriales han hecho su agosto con varias decenas de títulos que hablan de lo mismo.
Y de los libros ha pasado a la televisión y luego al cine, el narco se ha vuelto un ícono en la industria del entretenimiento; mejor dicho, se volvió transmediático. Estamos ante un reciclaje de las antiguas grandes producciones gansteriles, no más Paul Muni y James Cagney con su metralleta Thompson y sus sombreros de ala ancha, ahora es la Virgen de los Sicarios y El Cartel de los Sapos lo que se transmite, con sus Hummers y sus marquetas de cocaína, en franca persecución por la DEA y los gobiernos.
El manejo mediático del narco bien podría ser un esfuerzo colectivo en digerir el fenómeno, es irlo tragando lentamente en porciones semanales o diarias, auspiciado por algunas marcas que gentilmente anuncian sus productos en sus franjas comerciales, que las narco-historias tengan o no un final moralizador no creo que disuelvan el glamour que se establece a lo largo de la trama.
Toda esta parafernalia del narcotráfico me huele a una discreta apología del delito, es un tanto crítico si nos damos cuenta que nuestra sociedad se define según el “mass media”, y sus acartonadas existencias del “reallty show” de la vida; claro, no creo que la gente sienta necesidad de convertirse en narco por ver una telenovela que trate del tema. En el mejor de los casos, puede inculcarnos la idea que el problema es normal, que no hay salida y que a fin de cuentas, es puro entretenimiento.
Son los vientos de nuestra época.

Para profundizar:
La escritora Vanessa Nuñez Handal publica en su blog "Sobre el "narco glamour" o el adormecimiento de la conciencia"

Wednesday, February 16, 2011

It´s the customer service, stupid



Una canción dice: "En el mundo hay gente bruta y astuta..."
Cosa ciertísima.
La estupidez es amplia, vasta y democrática, estamos llenos de estúpidos, los hay por todas partes, puede leerlos en los comentarios de los periódicos electrónicos, con sus opiniones absurdas. Usted se preguntará ¿Cómo puede existir gente tan estúpida que tenga el valor de escribir tal cantidad de tonterías?, pero ahí están, y usted –como todos- también tendrá su opinión, algo que para otro, siendo todas las cabezas mundos, será una verdadera estupidez.
Sin duda que tenemos estúpidos en el congreso, en los ministerios, en las oficinas, en las cortes, en los medios de comunicación, y no faltarán estúpidos en las universidades dirigiendo escuelas y facultades, los habrá rellenando aulas; y lo más crítico, los habrá dando clases.
Casi siempre, y como norma del destino, encontramos a los estúpidos en puestos claves, colocados a dedo por otros estúpidos; nos rodean, están en todos lados, habrá barrenderos, abogados, médicos, ingenieros, arquitectos, osteólogos, veterinarios, astronautas, filólogos y cuentistas estúpidos, entre tantas profesiones existan así los habrá, la división social del trabajo tiene en su base misma, un buen número de estúpidos, nadie se salva.
Todo mundo ha cometido una estupidez en su vida, nadie puede negarlo, ese es nuestro destino, vivir entre la prueba y la estupidez, todos tenemos en nuestra cuenta personal un buen número que se acrecentará mientras más tiempo vivamos, la experiencia se basa en la cantidad de estupideces cometidas y el aprendizaje que saquemos de ellas.
El estúpido que la padece frecuentemente no lo nota, en ocasiones quien logra verla y tiene algo de dignidad, la disimula un poco; digo, por aquello de amor propio, aunque algunos en lugar de encubrirla, parecen vanagloriarse de ella.
Así las cosas, si nos ponemos matemáticos, podríamos entender la diferencia de la estupidez entre el género humano, es simple, usted puede ser un estúpido en diferentes escalas, solo relacione la magnitud y la frecuencia de su estupidez, simple.

Servicio al cliente
Entre todas las particularidades humanas, en la industria del servicio se estilan muchas estupideces, conozco el caso de un amigo quien trabajando en una línea aérea envió sin querer a una niña que viajaba sola hacia Costa Rica, cuando su destino final era Los Ángeles. Claro, un error lo comete cualquiera, pero en todo caso es una verdadera estupidez, tomando en cuenta que pasó una buena cantidad de filtros y nunca se le ocurrió (por dejadez o negligencia –un sinónimo de estupidez-) preguntar: ¿y este avión va para Los Ángeles?, pues no, el fulano sentó a la mocosa en un asiento del avión y adiós, se fue a país de los costarricenses.
Ella que ya contaba con más de 10 años, no tuvo la decencia de informar al sobrecargo que su destino era Los Ángeles, a pesar de la serie de avisos abordo sobre el destino final del vuelo, la chica o no los escuchó o se confundió. Así que después de todo, la pequeña cometió una estupidez para si misma. Pero en la repartición de responsabilidades, la estupidez que se castiga es la del fulano que llevó a la chiquilla a otro rumbo.
Durante el tiempo trabajé en servicio al cliente me di cuenta que los clientes pueden ser estúpidos, hay de aquellos que compran un boleto a Dallas por ir a Dulles, o dejan $20,000  dólares en un baño público y luego se quejan. Por supuesto, quien da el servicio nunca debe, por ningún motivo dar un resquicio que el cliente es el que cometió la estupidez, nunca, aunque lo haya hecho.
Pero con mayor frecuencia es el cliente el que sufre por las estupideces del proveedor del servicio, casos hay para pavimentar las calles, común es que la empresa de cable o de internet conectó mal el servicio, o que por enésima vez el recibo de la luz eléctrica fue depositado en el buzón del vecino.
Así las tenemos los clientes, sufrimos por la estupidez de los que prestan servicios, pero recordemos la formula, lo importante es la magnitud de la estupidez y por supuesto, la frecuencia.

El Café de Benn
Dos años después que cometí la estupidez de irme a sentar a Benn´s Coffee (reclamo que relato aquí), veo en el perfil de un amigo en Facebook que el dueño de la referida cafetería publicó un artículo de promoción del café en un periódico local. En la intimidad que permite el Facebook -la cual es de carácter público- hice un comentario un tanto sarcástico de lo que me ocurrió, pero entre todo, tuve el tacto de no mencionar el establecimiento.
La sorpresa llegó pocos minutos después cuando recibí una alerta inmediata a mi comentario, nada menos que por el dueño del establecimiento.
Y vaya que fue una sorpresa, lo que se publicó no fue una disculpa estándar que las empresas hacen cuando tienen un cliente molesto; no, lo que me llegó fue una respuesta incendiaria, es de ponerse de tu a tu con el cliente.
Por espacio y decoro no abonaré en la discusión, que se hizo un dime y diretes, que dos años después parece que estoy a flor de piel del dueño del cafetín. Hay que ver, que por otros clientes me he dado cuenta que el tipo no acepta críticas, oportunidades de mejora de sus clientes, y como tal, de la misma forma proceden sus empleados, hace pocos meses una amiga se quejó de un postre y la respuesta fue “así lo hacemos aquí”.
Y es que en el servicio al cliente se cometen muchas estupideces, he aquí un ejemplo vívido, absolutamente nunca se debe contradecir a un cliente molesto, hay que rescatarlo, para ello hay técnicas del llamado “rescate del servicio”, con pasos simples y firmes, a fin de conseguir promotores del negocio, no detractores.
Quejarse y escribir la experiencia del servicio en un blog o perfil del Facebook o en el Twitter es un derecho que tiene todo consumidor, no es una difamación, se basa en la recomendación o no de un lugar. Hay sitios donde uno queda convidado a volver a visitar, yo soy cliente de “Fire of Brazil”, una churrasquería local, por el producto y la atención, pero sobre todo, por que el día que lo visité, el dueño del negocio nos ofreció una atención personalizada, “aquí las cosas se hacen al gusto del cliente”, bien por él y muchos éxitos, yo regreso y gasto mi dinero en su restaurante.
Y es que fundamentalmente ese es el quid del asunto, es la libertad que una persona tiene en gastar o no su dinero en tal lugar, por mi lado, si de café se trata nunca regresaría a Benn´s Coffee, pues aparte de todo, no quiero ni pensar con que fluidos mezclarían su café expreso, así que mejor ahí lo dejamos.
Pero regresemos al tema en cuestión, cada quien va de la mano con su estupidez, lo bueno es evidenciarla y aprender de ella, de volverme a pasar un caso como el de Benn´s Coffee juro solemnemente que acudiré a la Defensoría del Consumidor, estúpido fui en no hacerlo en un inicio. Aunque conociendo la Ley del Consumidor y con lo testarudo que ha resultado ser el dueño de la cafetería, dudo que hubiéramos llegado a un acuerdo, aunque quizás se ganara aunque sea una buena multa por no publicar los precios del “extra-saborizante-licor” en el menú.
Estúpido fui, pero no en la magnitud del dueño, que después de dos años del incidente no cae en cuenta que come por los clientes, entonces me figuro que la formula de la estupidez se encuentra incompleta, pues además de la frecuencia y la magnitud, habría que asegurarle una tendencia al infinito.

("It´s the customer service, stupid", basado en, "It´s the economy, stupid")